Todo lo que necesitas saber sobre el arte de facilitar

coaching facilitación facilitation workshops Jul 21, 2021

Si bien facilitar es uno de los trabajos más difíciles del mundo, cualquiera puede convertirse en un gran facilitador/a si tiene las herramientas, técnicas y habilidades adecuadas.

Todo lo que encuentras acá está fundado en distintas ramas de la ciencia y por sobre todo, en la experiencia práctica de nuestros facilitadores. 

Sin más… Si quieres aprender y dominar el arte de facilitar, sigue leyendo.  

¿Qué es la facilitación?

Según la RAE facilitar es: “hacer fácil o posible la ejecución de algo o la consecución de un fin”.

Asimismo, para el IIFACE (Instituto de facilitación y cambio), la Facilitación es: “el conjunto de habilidades, técnicas y herramientas para crear las condiciones que permitan un desarrollo satisfactorio de los procesos grupales y personales; tanto en la consecución de sus objetivos y realización de su visión, como en la creación de un clima relacional donde reine la confianza y una comunicación fluida, empática y honesta”. 

Y para nosotros, facilitar es el arte de transformar vidas.

¿Por qué?

Según nuestro Modelo de Desarrollo Transformador, lo que busca un facilitador, es generar el contexto para que se viva una experiencia de aprendizaje significativo que conduzca a la transformación de las personas y sus grupos.

Al facilitar promovemos:

  • Poner en valor la propia vivencia.
  • La alegría de participar.
  • El cultivo de los afectos. 

La presencia de estos tres elementos centrales habilitará el ambiente para que el grupo pueda explorar de forma segura y constructiva, las mejores soluciones a sus desafíos.

De esta manera, podríamos resumir entonces que el facilitador o facilitadora es quien propicia que se manifiesten las mejores ideas de todos los miembros de un grupo. 

En otras palabras, “hace fácil” la tarea de reunir personas para que trabajen en conjunto y puedan:

  1. Tomar mejores decisiones.
  2. Resolver problemas.
  3. Aprender algo nuevo.

De esta manera, el grupo tiene las soluciones a sus problemas por lo que el facilitador les acompaña en su proceso de “darse cuenta” de cómo sus procesos conducen a sus resultados y del cómo podrían modificar sus acciones para lograr sus objetivos.

Historia de la Facilitación

Aunque distintas formas de facilitar han estado presentes durante toda nuestra historia como humanidad, la facilitación tiene raíces profundas en la terapia centrada en la persona, la psicodinámica y el trabajo del Instituto Tavistock

Y gran parte de este trabajo que despertó mucho interés académico y científico, comenzó después de la segunda guerra mundial. 

En primer lugar, Kurt Lewin, psicólogo e investigador alemán fundó en 1945 el Centro de Investigación de Dinámicas de Grupo del Massachusetts Institute of Technology (MIT), una escuela dedicada a la comprensión del grupo y a la obtención de herramientas para su manejo.

Durante los años 60 y 70 con la consolidación de los movimientos por los derechos civiles, se despierta un gran interés por que las personas se desarrollen en igualdad de condiciones y se expresen con libertad y espontaneidad. 

Esta búsqueda del potencial humano supone un giro importante en el estudio de las personas y las interacciones sociales, ya que desde principio de siglo la mirada de la psiquiatría y psicología se centraba casi exclusivamente en la patología.

Más tarde, el movimiento humanista, la psicología positiva y otros campos de las ciencias sociales continuaron profundizando el estudio y aplicación de las dinámicas de grupo. 

Con la irrupción del entrenamiento corporativo de equipos de alto desempeño y la necesidad de las empresas de optimizar procesos dentro de sus distintos departamentos, surge la Facilitación como disciplina.

En 1994 se crea la Asociación Internacional de Facilitadores (IAF) y comienza a establecerse como labor profesional en distintas organizaciones de América y Europa.

En 1997, Liz Rykert publicó el libro “Working Together Online” y acuñó el término “Facilitación Online”. Ya en diciembre de 2004, una búsqueda en Google de "Facilitación Online" arrojó más de 14.000 resultados. 

Hoy son millones los facilitadores que impactan a personas en contextos educacionales, comunitarios y organizacionales. Con cada escuela que nace se forma una nueva manera de facilitar por lo que esta profesión está en constante evolución y más viva que nunca. 

Competencias claves de la facilitación

¿Te has preguntado qué competencias y habilidades son claves para la persona que se desempeña como Facilitador o Facilitadora?

Durante varios años la IAF, con el apoyo de sus miembros y facilitadores de todo el mundo, ha desarrollado las seis competencias que forman el conjunto básico de habilidades conocimientos y comportamientos que los facilitadores deben presentar para tener éxito facilitando en una amplia variedad de ambientes.

Las seis Competencias Clave para los facilitadores son:

  • Crea relaciones colaborativas con el cliente.
  • Planifica procesos grupales apropiados.
  • Crea y estimula un entorno de participación.
  • Guía al grupo hacia resultados útiles y apropiados.
  • Actualiza y mantiene el conocimiento profesional.
  • Modela una actitud profesional positiva.

Los 5 mejores recursos para aprender sobre facilitación

Aprender a facilitar es un gran paso profesional y te permitirá diferenciarte del resto.

Pero con tanta información disponible, quizás te preguntes...¿Cómo saber qué recursos me ayudarán a avanzar y cuáles serán una pérdida de tiempo?

¡No te preocupes!

Aquí está nuestra mejor selección de libros y recursos para que aprendas o mejore tu facilitación.

Facilitation Guidebook

AJ&Smart

Esta guía gratuita contiene todos los principios básicos de la facilitación que necesitas conocer, y así comiences a ejecutar tus Workshops lo antes posible.

Encuéntralo aquí. 

Facilitador de Equipos Ágiles

Martin Alaimo

Este libro reflexiona sobre los cambios en las organizaciones y como la profesión de la facilitación es el camino para la agilidad empresarial. Recomendado para quienes quieran adquirir los conocimientos y desarrollar las habilidades de la facilitación.

Encuéntralo aquí. 

The Workshopper Playbook

Jonathan Courtney

Más del 80% del tiempo las personas en el trabajo están presentes en reuniones interminables, discusiones inútiles y proyectos que nunca llegan a un buen final... ¡Y este libro es el antídoto para eso!

Una lectura obligada para el facilitador que quiera subir de nivel y aprender a diseñar Workshops personalizados que funcionen en cualquier equipo.

Encuéntralo aquí. 

GameStorming

Dave Gray y Sunni Brown

Este libro recopila 83 juegos para comunicarte mejor, eliminar barreras mentales, generar nuevas ideas y estrategias. Es la compañera perfecta para que diseñes tus propios Workshops.

Encuéntralo aquí. 

La guía definitiva para facilitar Workshops Online

Mural.co

Un ebook gratuito, sencillo y rápido de leer con ideas claves sobre cómo facilitar Workshops online y los principios para que estos tengan éxito.

Encuéntralo aquí. 

3 mitos sobre la facilitación de los que debes deshacerte ahora mismo

Si estás comenzando por el mundo de la facilitación o ya llevas un buen tiempo en terreno, necesitas ser consciente de 3 mitos comunes que podrían o están afectando la calidad de tu facilitación.  

MITO 1: EL FACILITADOR DEBE PRODUCIR LA MEJOR SOLUCIÓN

Recuerda... Eres el guía, no el héroe. 

Porque no es necesario que muestres lo bueno e inteligente que eres, o que tengas todas las respuestas y las mejores soluciones.

El facilitador no es quien crea las soluciones, sino quien guía al grupo a hacer su mejor trabajo y a tomar las mejores decisiones que necesitan.

MITO 2: EL FACILITADOR DEBE SER UN EXPERTO EN LA MATERIA

La experiencia debe provenir del grupo, no del facilitador. Tu trabajo consta en saber qué métodos y herramientas serán las adecuadas para dirigir al grupo hacia el mejor resultado posible. 

A veces, cuanto más conocimiento del tema tiene el facilitador, corremos el riesgo de que lleve la sesión hacia lo que él o ella conoce, y ahí es cuando se convierte en participante y la sesión se viene abajo, porque ya no hay un elemento conciliador en el equipo.

Como consejo, agárrate al proceso, no al conocimiento. La solución será algo que generen los participantes. Por eso "mantén las distancias" y ayuda a los participantes a tangibilizar lo que tienen en la cabeza, no a crear con ellos.

MITO 3: NECESITAS SER EXTROVERTIDO PARA SER UN BUEN FACILITADOR

¡Cualquiera puede convertirse en un gran facilitador!

Aunque seas introvertido o extrovertido, de voz fuerte o suave. 

Tu historia, experiencias, competencias y camino recorrido hacen que desarrolles tu sello propio para facilitar. Nadie lo hará igual que tú. 

Todo lo que necesitas es implementar reglas básicas de facilitación, dar lo mejor de ti y confiar en tu poder.

Usa este checklist y mejora tu facilitación

Facilitar una sesión para un grupo, por primera vez, te puede sonar algo desafiante…⁣

Es por esto que queremos compartir contigo algunos tips que te pueden ayudar durante todo el proceso de facilitación a cumplir tu misión con éxito.

Antes de facilitar

  • Pon atención a tus prejuicios y resistencias

A veces nos dejamos llevar por los comentarios que recibimos antes o al inicio de una facilitación, “el grupo está difícil”, “vienen muy cerrados” o “no querían venir”.

Relájate y confía.

Quienes más necesitan de un espacio humano, a veces son quienes menos lo buscan.

  • Domina lo que vas a facilitar

Aunque necesitas manejar buenos contenidos que den soporte a tu sesión, lo más importante es que:

practiques lo que predicas.

(por eso facilitar es la profesión más difícil del mundo).

  • Da el primer paso, siempre

Te guste o no, estás dando el ejemplo. El grupo te mira a cada momento y "modela" tu forma de ser, por lo que presta extra atención a tu forma de hablar, escuchar, emocionarte y al cómo vives tu corporalidad, entre otros.

Si quieres que el grupo participe con alegría, espontaneidad y se abran a su vulnerabilidad, entonces debes ser tú quien traiga esa energía al espacio.

  • ¡Confía en ti!

Si crees que los procesos, contenidos y experiencias que facilitarás son importantes, útiles y beneficiosos, se te hará natural compartirlos.

Recuerda: además de confiar en lo que "llevas", confía en ti.

Honra tu camino, tu capacidad de escuchar, tu disposición a ver a las demás personas, tu sentido del humor y todo lo que quieres poner al servicio (ya eres todo lo que necesitas para transformar

Durante la facilitación

  • Establece límites claros desde el comienzo

Utiliza declaraciones que te permitan marcar la cancha en la que el grupo jugará.

Es muy importante que el grupo acepte la invitación que le haces, ya que la calidad de la participación y entrega que tengan durante la sesión, estará condicionada por el nivel de confianza, receptividad y pertenencia que sientan con el espacio.

  • Levanta expectativas

Tómate un tiempo para que el grupo elabore que es lo que espera lograr con el espacio de encuentro que les ofreces.

Y para que las ideas fluyan mucho mejor, divide a los participantes en pequeños grupos y pregúntales: ¿Qué te trajo aquí?, ¿Qué te motiva a participar hoy?, ¿Qué quieres llevarte de este espacio?

  • Vive tu corporalidad

¡El grupo engancha con tu actitud!

Utilizar el espacio que tienes disponible, mirar a los participantes al hablar, hacer pausas para enfatizar en algo importante, o aumentar el ritmo y volumen de tu voz, te ayudarán a mantener al grupo atento y despierto.

  • Habla de tus vivencias

Cuando demuestras honestidad y apertura en tus relatos, estimulas en otros la sensación de cercanía, complicidad y el sentimiento de igualdad ¡Invitándolos a que también muestren la suya!

  • Asume la responsabilidad

Las personas nos acompañarán en una ceremonia, en un ritual de encuentro para que emerja lo humano.

Ya que tenemos esa autoridad, es importante cuidar el espacio y entregarle el valor que merece para que el círculo se “de permiso” de hacer cosas que no hace en otros lugares.

  • ¡Tómate el humor en serio!

El sentido del humor es muy útil para generar espacios de cercanía y confianza.

Cuando estimulas el humor de los participantes, dando lugar a sus anécdotas o bromas, ayudas a que el grupo vaya uniéndose gracias al misterioso poder de la risa.

Después de la facilitación

  • Procura recibir feedback sobre tu trabajo y elabora conclusiones

Al finalizar la sesión, pregúntales a los miembros del grupo cómo se sienten, indaga sobre qué juegos o actividades les entregaron más valor y pregunta por eso que tienes que mejorar. Date un tiempo para reflexionar y saca conclusiones sobre tu sesión.

  • Incorpora en tu encuesta de salida, un NPS

Gracias al NPS (Net Promoter Score), indicador para medir la lealtad y la satisfacción del cliente, puedes conocer si tus clientes recomendarían o hablarían de tu servicio a otras personas.

  • Realiza seguimiento a las personas del grupo

No te quedes solo con lo que ocurrió en el encuentro, sigue acompañando y entregando valor a quienes formaron parte del espacio.

¿Te gustó este checklist y quieres que sea tu compañero en el gran camino de la facilitación?

Con gusto te lo entregamos GRATIS y en formato pdf para que lo tengas a mano para cuando facilites.

DESCARGALO AQUÍ. 

¡Gracias por acompañarnos!

Si te gustó y te fue útil este contenido, coméntanos qué fue lo que más te gustó y compártelo con algún amigo o amiga facilitador/a que lo pueda necesitar. 

¡Nos vemos pronto!